Antea Energía

En verano con uso del aire acondicionado, los ventiladores y otros aparatos suponen un gasto extra en la factura de la luz. ¿Sabes cómo puedes impedir que la factura de la luz se dispare?

La subida de las temperaturas provoca un importante incremento en el gasto energético.
Te dejamos diez recomendaciones para reducir el consumo energético en estos meses de calor:

  • Adecuar la potencia. Cuanto menor sea esta potencia, menor será el gasto. La potencia contratada es la capacidad eléctrica para activar varios dispositivos, aparatos y electrodomésticos al mismo tiempo. En la mayoría de hogares se necesita menos potencia de la que se tiene convenida.

Una forma para saber que tenemos más potencia contratada de la necesaria es encender todos los aparatos eléctricos a la vez y comprobar si salta el interruptor: si lo soporta significa que podríamos reducir la potencia contratada y ahorrar algo de dinero, así que ponte en contacto con tu comercializadora para bajarla.

  • Pedir la discriminación horaria. Esta tarifa eléctrica establece diferentes precios para el kilovatio hora según el tramo del día. La Organización de Consumidores (OCU) recomienda este sistema de contratación, aunque aún no es muy conocido:
    • el kilovatio es más barato durante la noche y
    • más caro desde las 13 hasta las 23 horas, tramo en el que habría que concentrar el 30 por ciento del consumo diario para obtener beneficios de esta tarifa.

La mayor parte de hogares que contratan dicha tarifa, ahorran cerca de unos cien euros al año.

  • Pasarse a bombillas LED o de bajo consumo. En recomendable realizar una pequeña inversión y comprar bombillas LED o bombillas de bajo consumo, puesto que una parte importante de la energía que consumimos es de iluminación. Aunque su precio puede parecer demasiado alto (suelen rondar los siete euros), el ahorro energético es más que evidente y, además son ecológicas.
    • Las bombillas LED o de bajo consumo son el sistema más eficiente y barato: se caracterizan por consumir muy poco y durar mucho. La estimación es de unas 70.000 horas, con lo que pueden llegar a cincuenta años.

Las bombillas LED consumen, aproximadamente, un 30% menos que las fluorescentes y, respecto a las incandescentes, la cifra llega alcanzar el 80%.

  • Revisar la eficiencia energética de los aparatos. Si vas a comprar un aparato o electrodoméstico, fíjate siempre en la etiqueta energética, que informa de los valores de consumo de energía y agua. La escala de clasificación, de menor a mayor eficiencia, es D, C, B, A, A+, A++ y A+++. Estos últimos son los más eficientes, aunque probablemente sean también los más caros; el ahorro que supone un menor consumo energético compensa un mayor desembolso a la hora de comprar el aparato, y además contribuyes a la sostenibilidad medioambiental.
    • Por otra parte, los modelos antiguos consumen mucho más, así que si el aparato tiene muchos años, lo más conveniente sería plantearse renovarlo por uno más nuevo.
  • Optimiza tu consumo. Para ahorrar en la factura de la luz, es básico que disminuyamos las horas innecesarias de luz. Por ejemplo:
    • Durante la noche, apaga el ordenador el ordenador apagado, ni encendido, ni hibernando.
    • Mantén enchufado el móvil solamente el tiempo preciso. Evita cargarlo durante la noche para evitar que siga activo mientras está cargado y duermes.
    • Desenchufa los dispositivos que no estés utilizando. El 8% de la factura de electricidad de tu hogar proviene de aparatos en stand by. Para hacerlo más fácil, puedes usar una regleta con interruptor.
    • Si estás en otra estancia de la casa, apaga las luces que ya no estás utilizando.
  • Mantener la calefacción a una temperatura media. Por lo general tampoco resulta saludable establecer una diferencia de más de doce grados entre la temperatura exterior y la del termostato del aparato, ni en verano ni en invierno. La temperatura ideal oscila entre los 19 y los 21 grados, y recuerda que cuanto más bajes la temperatura, más energía requiere el climatizador y más abultada será la factura. Algunos de los consejos más rentables son:
      • mantener las persianas abiertas durante el día para que entre la luz y caliente la vivienda.
      • ventilar las habitaciones de día o mantenerse abrigados. Parece poco responsable estar en casa con la calefacción encendida y en tirantes en pleno invierno.
  • Aprovechar el uso de los electrodomésticos. Conviene tener en cuenta algunas medidas que nos permitan sacar provecho a los electrodomésticos y, por ende, ahorrar energía.
    • Optimiza la temperatura  del frigorífico y del congelador
    • Evita abrir el congelador cuando no sea necesario
    • A la hora de cocinar, cuanto más pequeño sea el recipiente sobre el que lo vas a hacer, mejor. Usar una tapa sobre el recipiente de cocción también ayuda.
    • Aprovecha el calor residual que pueden desprender las cocinas. Especialmente útil en el caso de las placas vitrocerámicas, si la apagas unos minutos antes, permanece caliente durante un rato
    • Cuando necesites agua para cocinar, calienta solo la cantidad que necesites. Si por ejemplo vas a hervir verduras, aprovecha el agua caliente como base para cocinar el resto de alimentos
    • A la hora de utilizar el horno, no lo precalientes si no es necesario. Para no derrochar energía, evita abrirlo hasta que no finalice la cocción de los alimentos.
    • Si necesitas recalentar la comida, utilizar el microondas en lugar del horno te ayudará a ahorrar energía.
    • Utiliza electrodomésticos como el lavavajillas, la lavadora o la secadora cuando estén cargados completamente.
    • Usa programas de lavado corto, ecológicos, a menor temperatura o en frío.
    • Seca la ropa con la luz natural del sol para evitar el uso de secadoras.

Para concluir, la OCU indica que no hagamos caso a algunos aparatos que rondan entre 15 y 30 euros que disponen de una tecnología capaz de reducir el consumo: se conectan a la toma de corriente eléctrica con la promesa de reducir el consumo de energía y, en consecuencia, disminuir también la factura, según anuncian los fabricantes. En la mayoría de casos se trata de condensadores que pueden reducir ligeramente la intensidad de corriente que fluye en los cables, pero no tienen ningún efecto sobre el consumo de potencia real, es decir, sobre el consumo registrado por el contador, que es el que pagamos en la factura.

Últimas Entradas

¿Sabes cómo funciona el Contador de la Luz?

Con este artículo nos gustaría resolver cualquier duda que tengas respecto a los contadores. El contador de luz ha sufrido en los últimos años una evolución. Tras la liberalización del mercado eléctrico en 2015, surgió la tarifa de luz por horas, un tipo de tarifa a través de la cual el consumidor paga un precio de la luz diferente para cada hora.

Read More »

¿Sabes cómo ahorrar en tu factura de la luz?

En verano con uso del aire acondicionado, los ventiladores y otros aparatos suponen un gasto extra en la factura de la luz. ¿Sabes cómo puedes impedir que la factura de la luz se dispare? La subida de las temperaturas provoca un importante incremento en el gasto energético.Te dejamos diez recomendaciones para reducir el consumo energético en estos meses de calor: Adecuar la potencia.

Read More »

Nuevas tarifas eléctricas

La nueva factura de la luz, que entró en vigor este 1 de junio y diseñada de la mano por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, incentivará un consumo más eficiente por parte de los consumidores, buscando que el importe del recibo final dependa más de cuándo

Read More »